La palabra de hoy: #titiritero

La palabra de hoy: #titiritero

Ilustración del Capitulo XXVI del Quijote
Ilustración del Capitulo XXVI del Quijote Gustave Doré (1832 – 1883)

Nuestro ilustre hidalgo Don Quijote, en sus andanzas por tierras de la Mancha, ya bien supo de entuertos con un titiritero llamado Maese Pedro; más éste, no siempre había respondido al nombre de Pedro ni actuado como titiritero.

Don Quijote, había conocido a Maese Pedro como Ginés de Pasamonte, siendo preso de penosas galeras. No soportando tal injusticia, el ilustre hidalgo, lo libera junto a otros galeotes y éste se lo paga robándole el burro a Sancho Panza.

Ginés de Pasamonte, ya como Maese Pedro y convertido en maestro de marionetas, se rencuentra, casualmente, en una posada con Don Quijote y el bueno de Sancho.

Con su retablo, de posada en posada, Maese Pedro representa “La liberación de Melisendra por su amado Gayferos, en poder de los moros”. En su chifladura, Don Quijote, sin discerdimiento alguno entre ficción y realidad, se ve obligado, como buen caballero, a prestar ayuda a Gayferos. Tanto es así, que presto y  sin cordura arremete contra retablo y marionetas, creando gran destrozo y desconcierto.

Así de este modo el titiritero se lamenta:

—¡Viva enhorabuena —dijo a esta sazón con voz enfermiza maese Pedro—, y muera yo!, pues soy tan desdichado, que puedo decir con el rey don Rodrigo:

Ayer fui señor de España,
y hoy no tengo una almena
que pueda decir que es mía30.

No ha media hora, ni aun un mediano momento, que me vi señor de reyes y de emperadores, llenas mis caballerizas y mis cofres y sacos de infinitos caballos y de innumerables galas, y agora me veo desolado y abatido, pobre y mendigo, y sobre todo sin mi mono, que a fe que primero que le vuelva a mi poder me han de sudar los dientes; y todo por la furia mal considerada deste señor caballero, de quien se dice que ampara pupilos y endereza tuertosXIX y hace otras obras caritativas, y en mí solo ha venido a faltar su intención generosa, que sean benditos y alabados los cielos, allá donde tienen más levantados sus asientos. En fin, el Caballero de la Triste Figura había de ser aquel que había de desfigurar las mías.

A sus lamentos, el bueno de Sancho, respondióle:

—No llores, maese Pedro, ni te lamentes, que me quiebras el corazón, porque te hago saber que es mi señor don Quijote tan católico y escrupuloso cristiano, que si él cae en la cuenta de que te ha hecho algún agravio, te lo sabrá y te lo querrá pagar y satisfacer con muchas ventajas.

Es bien cierto, que el tiempo pasa, más el mal juicio y la locura permanecen. Es triste comprobar, cuántos hoy en día, se creen Don Quijote. A caso será culpa de los encantadores tal como en su tiempo dijo el hidalgo caballero:

—Ahora acabo de creer —dijo a este punto don Quijote— lo que otras muchas veces he creído: que estos encantadores que me persiguen no hacen sino ponerme las figuras como ellas son delante de los ojos, y luego me las mudan y truecan en las que ellos quieren. Real y verdaderamente os digo, señores que me oís, que a mí me pareció todo lo que aquí ha pasado que pasaba al pie de la letra: que Melisendra era Melisendra, don Gaiferos don Gaiferos, Marsilio Marsilio, y Carlomagno Carlomagno. Por eso se me alteró la cólera32, y por cumplir con mi profesión de caballero andante quise dar ayuda y favor a los que huían, y con este buen propósito hice lo que habéis visto: si me ha salido al revés, no es culpa mía, sino de los malos que me persiguen; y, con todo esto, deste mi yerroXXI, aunque no ha procedido de malicia, quiero yo mismo condenarme en costas33: vea maese Pedro lo que quiere por las figuras deshechas, que yo me ofrezco a pagárselo luego, en buena y corriente moneda castellana.

Parece acertado decir, que toda verdad o ficciónescrita está”, pero también cabe asegurar, que aún está por llegar.


 

Nota: en los siguientes enlaces podéis leer los capítulos correspondientes a los encuentros de Don Quijote y Sancho con  Ginés de Pasamonte, más tarde convertido en Maese Pedro.

Edición. Primera parte donde Ginés de Pasamonte es uno de los galeotes liberados por Don Quijote

Edición. Segunda parte donde Ginés de Pasamonte aparece como Maese Pedro, de oficio Titiritero.

Para los más curiosos, os dejo el siguiente enlace de la compañia de Teatro de Títeres “El Papamoscas”, donde se explica el origen y tradición titiritera.

 

 

©KavivaXarsu

 

Anuncios

Deja un comentario. Nos gusta conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s