#lapalabradehoy: #meliflua

#lapalabradehoy: #meliflua

#Lasombradelahormiga

Florencia 262.jpg

Ponte Vecchio- Florencia – Imagen – Jorge Valenzuela A

#Lasombradelahormiga – By ©kavivaXarsu

Una  llamada inesperada

El sol de la mañana penetraba a través de la terraza de la habitación del hotel, descansando sus tenues rayos sobre el cuerpo de Luz, recostada sobre la cama, absorta en su portátil contestando cientos de correos electrónicos y otros tantos mensajes de diferentes redes sociales. De fondo, los acordes melodiosos de las seis piezas para piano de Johannes Brahms brotaban de la tablet de Deni, interpretadas por Teresa Vilaplana, una joven y virtuosa pianista española a la que había conocido en uno de sus viajes a Berlín, proporcionando a la acogedora estancia un ambiente aún más tranquilo si cabe.

La calma del momento se vio interrumpida por un estridente tono de llamada, el cual Deni había configurado en su móvil con un único objetivo: hacer rabiar a su hermana.

– ¡Deniiiiii!– Gritó Luz sobresaltada – ¡Tu maldito móvil está sonando!

– ¿Puedes mirar quién es? – Contestó Luz desde el cuarto de baño.

– Si, ya voy… – Incorporándose y estirando el brazo hasta alcanzar el bolso de su hermana que reposaba sobre la cama.. – ¡Dios mío! No te lo vas a creer…¡Es…!- Dudando.

– Pero, ¿quién es? – Asomando la cabeza por la puerta entreabierta del baño.

– No te lo vas a creer. Es Seyak. – Contestó con el teléfono aún sonando y buscando la mirada de su hermana.

– No puede ser. – Categórica – Imposible que sea él, está en Venezuela.

– Pues lo es. – Afirmó Luz – Bueno, ¿qué? Le vas a contestar o te vas a quedar ahí con cara de tonta.

– Deni salió del cuarto de baño envuelta en una toalla y cogió el teléfono que, en un bucle infinito, no paraba de emitir aquel desagradable sonido para desesperación de su hermana.

– Diga… ¿Eres tu…? – Sin atreverse a decir ni una palabra más.

– Si, soy yo. – Se oyó responder al otro lado de la línea a una voz meliflua – ¿Cómo estás, Deni?

– Bien, como siempre. ¿A qué debo tu llamada? – Preguntó fríamente a su amigo.

– Necesito tu ayuda. – Contestó Seyak sin titubeos – Sé que estarás un tanto molesta conmigo y que no te alegrarás de saber de mi, pero necesito tu ayuda.

– Siempre me alegra saber de ti, a pesar de todo.- Le cortó. Odiaba las disculpas y tampoco deseaba hacerle pasar un mal trago a su viejo amigo.

– ¿Dónde estás? – Preguntó él, con esperanza de acertar su ubicación.

– En Florencia, por motivos de trabajo.

– ¡Perfecto! – Exclamó entusiasmado. – María tenía razón, estás donde tenías que estar. Para nosotros es una suerte que, en este preciso momento, te encuentres ahí. Supongo que Luz estará contigo. ¿En que hotel os hospedáis?

– En el Hotel Pitti Palace, justo al lado de Ponte Vecchio. ¿Por… –

– ¡Eso es genial, definitivamente genial! No podíamos haber tenido más suerte. – La interrumpió sin disimular su alegría. – María, te enviará en cinco minutos un correo electrónico con los datos de la información que necesitamos. Es importante, por aquí están ocurriendo cosas extrañas. No creo que deba pedirte discreción. – Sonriendo – Eres nuestra mejor aliada en Europa. Te queremos y lo sabes.

– Ya… Está bien. No te preocupes – Contestó resignada. – Y Cristin, ¿cómo está?

– Recuperándose, pero ya la conoces, con su peculiares arrebatos de mal genio, que por lo pronto no puede dominar con sus escapadas a través la selva. Y con el corazón roto por la muerte del jaguar. – Forzando un tono tranquilizador – Las misioneras de Nuestra Señora de Komoroto la visitan todos los días y la pequeña Raiza la llena de alegría gracias a sus progresos con el clarinete. Ella tenía razón. ¡Esa niña es un prodigio!

– ¡Cómo todo tu pueblo pemón, Seyak! Todos lleváis la música dentro de vuestro corazón. – Sentadose sobre la cama – Debo dejarte, se nos está haciendo tarde. Aquí son las once y hemos quedado a medio día para almorzar con unos clientes. En cuanto tenga la información que necesitas me pondré en contacto con vosotros. Dale un saludo a María, a Cristin y a toda la comunidad de Kamarata.

– Serán dados. Ve con cuidado. Hablamos. – Seyak colgó el teléfono con cierta angustia contenida, la frialdad de Deni no le dejaba indiferente. Se habían conocido durante un viaje que Deni y una amiga de ésta habían hecho a Venezuela para conocer el Salto del Ángel. Pero, lo que había comenzado para ambas como un viaje de placer, terminó siendo una desgraciada aventura difícil de olvidar.

– ¿Qué ocurre? – Preguntó su hermana.

– Problemas, seguramente. – Contestó con seriedad, dirigiéndose al baño para secarse el pelo que aún tenía empapado. – Cuando regresemos de la reunión miraré su correo. Ahora no permitiré que nada me distraiga. Mañana es sábado y tendré tiempo de investigar. – Sonriendo – Recuerda, si no cerramos este contrato, no hay viajes en primera clase. Hazme un favor, dale de nuevo al play y deja que Brahms y las virtuosas manos de Teresa nos relajen un poquito.

Una hora más tarde, las dos hermanas cruzaban con paso apresurado uno de los puentes más antiguos de Europa, el Ponte Vecchio. Si todo iba bien, en no más de diez minutos estarían tomando un vino con sus clientes en el antiguo Ristoranti Paoli, disfutando de su rincón favorito: La Saletta delle Rose, hermosamente decorada por el polifacético Galileo Chini. Para Deni, un artista sublime en todas sus facetas. Luz, completamente enamorada de su cerámica, había intentado adquirir alguna de sus piezas, sin éxito.

Continuará…

#Lasombradelahormiga – By ©KavivaXarsu –  Todos los derechos reservados.

Teresa Vilaplana

©KavivaXarsu

Nota:  capítulos anteriores en el menú principal: #Lasombradelahormiga

Guardar

Anuncios

Un comentario en “#lapalabradehoy: #meliflua

Deja un comentario. Nos gusta conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s