¿ Te vienes a las Marquesas? La palabra de hoy: #isla

El segundo óscar a la mejor fotografía (1930)

El norteamericano Clyde De Vinna, ganó el  óscar a la mejor fotografía en 1930, con la película White Shadows in the South Seas , basada en la novela del mismo nombre del escritor Frederick O’brien.

Frederick O’brien denuncia en su novela, Sombras blancas en los Mares del Sur (1919),  la colonización europea  y  la imposición de la cultura del hombre blanco a los nativos de las islas de la Polinesia.

Las Islas Marquesas

Las islas Marquesas, fueron descubiertas  por el español Álvaro de Mendaña mientras navegaba hacia las islas Salomón en el año 1595. Desde entonces, sus habitantes permanecieron aislados de la influencia occidental hasta  dos siglos después, cuando el explorador y cartógrafo inglés, James Cook, arribó en estas islas en busca de descanso y provisiones en su expedición de la costa Antártida en 1774.

Para los habitantes de las Islas Marquesas, la llegada del hombre blanco representó un auténtico desastre,  perdieron su identidad cultural y, también, su salud; su población se vio diezmada por la explotación y las enfermedades trasmitidas por los navegantes europeos.

Sombras blancas en los Mares del Sur (1928)

Monte Blue and Raquel Torres in White Shadows in the South Seas (1928)
Monte Blue and Raquel Torres en Sombras Blancas en los mares del Sur (1928)

En 1927, Irving Tharberg, uno de los fundadores de la productora Metro Golden Mayer, mientras se encontraba convaleciente en un hospital, leyó la novela de Frederick O´brien y decidió llevarla a la gran pantalla.

En principio, Irving Tharberg, eligió como director de la película a Robert Flaherty, amigo del autor de la novela y gran conocedor de la cultura polinesia, pues ya había estado rodando durante casi dos años la película “Moana” (1926) en la isla de Samoa.

Flaherty, había comenzado su carrera como documentalista con la película “Nanook del Norte” en 1922; de hecho, para algunos, es el padre de los documentales. Su trabajo era minucioso, demasiado detallista; sus rodajes solían ser costosos, alargándose durante años. Y, exactamente, esto fue lo que sucedió con White Shadows in the South Seas.

Flaherty, quería transmitir en su película la auténtica vida y costumbres de los nativos, pero su equipo de filmación se desesperaba; en ocasiones, se tardaban varias semanas en rodar una escena, por lo que la Metro Golden Mayer solicitó la ayuda del director W. S. Van Dyke II, totalmente opuesto a la forma de trabajar de Flaherty.

Para Flaherty, rodar escenas como la boda del protagonista con una de las nativas – que podéis ver en la imagen inferior – no era cuestión de técnica fotográfica, sino de captar y transmitir al público las costumbres y ritos de los polinesios tal cual eran, mientras que para  su codirector W. S. Van Dyke II y el director de fotografía Clyde de Vinna se trataba de realizar un trabajo artístico, aprovechando la propia iluminación del entorno para dar más fuerza y dramatismo al guión.

Monte Blue en la escena de la ceremonia de la boda en Sombras Blancas en los Mares del Sur
Escena de la ceremonia de la boda en Sombras Blancas en los Mares del Sur

Finalmente, quien perdió la paciencia fue el propio Flaherty, que abandonó el rodaje y regresó a su casa afirmando que sus compañeros no tenían ningún interés en “documentar correctamente la vida de los polinesios”. La Metro Golden Mayer, ansiosa por concluir el rodaje, puso al mando a W. S. Van Dyke II.

óscar  a la mejor fotografía 1930

Clyde De Vinna, junto con George Nagle y Bob Roberts fue el encargado de la dirección fotográfica, consiguiendo un óscar por su gran trabajo en  White Shadows in the South Seas.

Clyde De Vinna (1890 Missouri – 1953 Los Angeles) se educó en la universidad de Arkansas y comenzó su carrera como director de fotografía en 1915, en los estudios de Thomas Ince. Durante los años 30 fue uno de los camarógrafos preferidos de la Metro Golden Mayor. Fotografiando y documentando la vida de los nativos de Alaska y de otros lugares inhóspitos como África, se labró una buena reputación dentro del mundo del celuloide.

Su vida como explorador, aventurero y radioaficionado, fue llevada a la gran pantalla por la propia Metro Golden Mayer en la película “Hams Online” en 1939.

Clyde De Vinna, acostumbrado a trabajar estrechamente con W. S. Van Dyke II comentó durante el rodaje, en una carta a un amigo suyo, que Flagerty era demasiado visionario” y poco práctico: 

este Flaherty es un completo ignorante de la fotografía y todo lo relacionado con ella,  ha agotado la paciencia de todos en la compañía…

Clyde De Vinna, una vez que Flaherty se ausentó del rodaje, supo aprovechar la luz del paradisiaco Haiti, rodando de forma rápida y económica, cautivando a un  público ansioso por conocer lugares exóticos, con escenas de playas rodeadas de palmeras.

La música y la primera palabra en una película: “Hola”

El gran trabajo y esfuerzo de Clyde de Vinna, se vio reforzado por la primera banda sonora pregrabada  y acoplada de forma simultanea a las diferentes escenas en una película de cine mudo.

Sonidos naturales, como el trinar  de los pájaros, las olas  o una  fuerte tormenta, fueron pregrabados previamente y adaptados a la banda sonora,  consiguiendo un mayor dramatismo para el público de la época, acostumbrado a escuchar simplemente música y silencio.

White Shadows in the South Seas, también tuvo el privilegio de ser la primera película de cine mudo, donde se escuchó por primera vez una palabra: la palabra “Hola”.

En el siguiente vídeo tenéis una pequeña muestra de la banda sonora de la película. Las imágenes no son muy buenas, pero es todo lo que he podido conseguir. No es una película libre de derechos, en algunos portales se consigue por tan solo 14$.

El libro White Shadows in the South Seas de Frederick O’brien se puede descargar gratis en la web casadellibro.com,  pero en inglés.

Y esto es todo por hoy, espero os haya gustado.

¡Feliz Navidad!

©KavivaXarsu

Guardar

Anuncios

La palabra de hoy: #sombras

La palabra de hoy: #sombras

El primer óscar a la mejor fotografía (1928)

El primer óscar a la mejor fotografía  fue para Charles Rosher y  Karl Struss, en la primera edición de estos galardones en 1928, con la película de cine mudo Amanecer (Sunrise: A Song of Two) del director alemán F.W. Murnau.

Sunrise

Con esta película, según Charles Chaplin, el director alemán “consigue la perfección absoluta” dentro del género de cine mudo.

Comercialmente, la película no tuvo mucho éxito; sin embargo, la puesta en escena, los efectos de luces y sombras y los movimientos de cámara, le llevaron a conseguir un óscar a la mejor fotografía y un oscar a la mejor calidad artística de producción.

Charles Rosher y  Karl Struss

Charles Rosher (1885 Londres – 1974 Lisboa) desde su  juventud destacó por su talento para la fotografía, tanto como para llegar a ser el asistente  de Richard Neville Speaight (1875-1938), el fotógrafo oficial real.

Antes de su partida a Estados Unidos en 1909, se había forjado en su país una buena reputación como camarógrafo de noticias. Una vez en Estados Unidos, comenzó a trabajar  con un compatriota suyo, David Horsley, en su recién  creada compañía Centaur Film Company. Sus primeros trabajos en el cine fueron para comedias y  westerns, para los que se importaban auténticos indios de Nuevo México.

En 1913, viajó a México acompañado de los directores Raoul Walsh y Christy Cabanne para rodar  La vida del general Villa. Durante el rodaje fueron capturados por las fuerzas enemigas, aunque el mismo Villa también  les dio bastantes quebraderos de cabeza.

Durante los años 1919 – 1928 trabajó  para la United Artists, convirtiéndose en el director de fotografía favorito de Hollywod; siendo uno de los fundadores de la Sociedad Americana de Directores de Fotografía.

A lo largo de estos años, desarrolló su propio estilo, y fue muy aclamado por los efectos que lograba mediante la combinación de la luz natural y artificial, y por la nitidez y la claridad de su fotografía.

Rosher también patentó varios inventos, incluyendo un sistema para el desarrollo de las en blanco y negro, denominado ABC Pyro.

Con  la película Amanecer (Sunrise: A Song of Two), y en colaboración con Karl Struss, ganó el óscar a la mejor fotografía en 1928. Según él mismo expresó, Sunrise,  fue uno de los trabajos más difíciles de su carrera,  en cuanto a la iluminación de las escenas a la luz de la luna, el pantano con la niebla y los movimientos de la cámara. Su trabajo con Karl Struss se considera un hito en la cinematografía.

Karl Struss (1886 New york – 1981) comenzó a ganar reputación en el campo de la fotografía a raíz de una exposición de sus fotografías en la Galería de Arte Albright, Exposición Internacional de Fotografía Pictórica por Alfred Stieglitz en 1910.

Karl Struss, trabajó para revistas como Voge, Vanity Fair e inventó  una lente de enfoque suave en 1909, muy popular entre los fotógrafos de la época e introducida en el cine en 1916.

***

Y como  es viernes y, además, tenemos puente, os animo a disfrutar de esta joya del cine mudo. Para aquellos que os animéis,  la podéis ver en este enlace Sunrise

©KavivaXarsu

Guardar